¿Qué tienes que saber antes de firmar una hipoteca?

¿Qué tienes que saber antes de firmar una hipoteca?

¿Qué tienes que saber antes de firmar una hipoteca? ¿Te lo estás preguntando? Pues atento porque en este post nos hemos propuesto acabar con este gran misterio que tanto intriga a los que están a punto de embarcarse en la aventura de firmar una hipoteca que probablemente les acompañe durante el resto de su vida. 

Tipo de interés, impuestos, gastos de notaría, comisiones, amortización… Todo un tropel de conceptos que la mayoría no manejamos y que nos pillan de nuevas. Si ya te has perdido nada más mencionar el primero de ellos, no te preocupes pues en este artículo vamos a intentar deshacer este tremendo lío.

¿Qué tipo de interés quieres para tu hipoteca? ¿Variable o fijo?

Tal y como explican en la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), “no hay una regla fija para decir si son mejores los préstamos fijos o los variables”. Por lo tanto, la elección dependerá de las circunstancias del momento. Aunque sí que es cierto que este organismo reconoce que las de tipo variable siguen pareciéndole las más convenientes.

Vamos a explicar en qué consisten ambos intereses pues es posible que no todos tengamos muy claro estos términos.

El interés fijo se distingue por los siguientes aspectos:

  • El interés no varía durante toda la vida del préstamo.
  • Aunque no les afectan las perniciosas subidas de interés, tampoco se benefician de sus bajadas.
  • La TAE nos sirve para saber cuál es el coste total del préstamo.

Por su parte, los préstamos variables destacan por lo siguiente:

  • El interés sí que es sensible a la evolución de los tipos. Por lo tanto, puede subir, pero también bajar.
  • La TAE es teórica pues no se puede calcular realmente hasta el final dado que está a merced de la subida o bajada del tipo de interés.

También existe una tercera posibilidad que son las hipoteca de tipo mixto. En este caso estamos ante un tipo variable con un primer tramo fijo, que puede ser de 3, 5 o incluso 10 años. Sin embargo, algunas voces desaconsejan su contratación por razones que aquí no vamos a valorar.

En este sentido, quizás nos interese echar un vistazo a la calculadora de hipotecas que nos proponen desde la OCU. Su uso puede servirnos para sacar una valiosa información que permita decantarnos por un tipo de interés u otro.

Impuestos y gastos de notaría de la hipoteca

El contrato de compraventa suele formalizarse en escritura pública para dotar de mayor seguridad jurídica y tranquilidad a los partícipes. Además, el notario suele aclarar las dudas que les surgen a las partes. En concreto, podemos citar los siguientes gastos:

Los gastos que tiene una compraventa de vivienda son:

  • Escritura pública en la notaría
  • Inscripción en el Registro de la Propiedad
  • Impuestos
  • Gastos de gestoría

Respecto al primer apartado, estos vienen fijados por normativa y depende del importe del inmueble. Te interesará saber que estos profesionales aplican un arancel fijo que estableció el gobierno en 1989. Por lo tanto, todos ellos están obligados a cobrar exactamente lo mismo por este servicio. Aunque es posible que te apliquen un descuento del 10 %. En el caso de que la vivienda sea de protección oficial (VPO), existen deducciones.

Una vez firmado el documento de compraventa, se debe llevar una copia al Registro de la Propiedad. Esta gestión también comportará un gasto cuyo importe también lo determina la normativa y su cuantía varía en función del precio del inmueble.

Por su parte, entre los impuestos, aparte del famoso impuesto por Actos Jurídicos Documentados (AJD), que tanta controversia ha generado en el último año en los tribunales, la compra de una vivienda nueva obliga al comprador a pagar el IVA. Corresponde al vendedor ingresar la cuantía de este impuesto en la Hacienda Pública.

Debemos tener en cuenta que los tipos impositivos actualmente son los siguientes:

  • 10 % con carácter general
  • 4 % cuando se trate de Viviendas de Protección Oficial (VPO)de régimen especial o de promoción pública

¿Y qué pasa con las comisiones? ¿Vale la pena liquidar con antelación un préstamo?

Algunos ya sabrán que la concesión del préstamo por parte de la entidad implica el cobro de una comisión de apertura. Esta última engloba los gastos de estudio y tramitación del préstamo. Además, la hipoteca suele llevar ligada una comisión por amortización anticipada, que se aplica solo en el caso de que pague antes de plazo la hipoteca.

En cualquier caso, en los últimos años están cogiendo brío nuevas alternativas a la hipoteca. Así, podemos hablar de las siguientes posibilidades:

  • Las cooperativas de hipoteca. Hablamos de entidades formadas por un grupo de personas que se juntan con el afán de acceder a la compra de viviendas.
  • Alquiler con opción de compra.
  • El crowfunding inmobiliario, una novedosa herramienta que está cogiendo fuerza.

En definitiva, toma nota de todos estos consejos para saber exactamente qué tipos de gastos comporta la firma de una hipoteca y que no te pille por sorpresa nada de lo que aquí te hemos contado.