¿Por qué no Ganas lo Mismo que tu Vecino?

¿Por qué no Ganas lo Mismo que tu Vecino?

Siempre he creído que la diferencia de dinero entre las personas es algo saludable en una sociedad abierta y libre.

Menuda afirmación ¿verdad? Muy poco políticamente correcta. Antes de quemarme en la hoguera, deja que me explique.

Primero aclarar que no estoy diciendo que haya que empobrecer a la gente ni mucho menos. Que sea bueno subir los impuestos, bajar los salarios, etc. No voy por ahí.

¿Por qué pienso que es importante que exista desigualdad de ingresos entre las personas?

Porque creo que motiva el trabajo duro, el riesgo y la innovación. Y eso hace avanzar a la sociedad en su conjunto.

Estoy seguro que Pablo Isla ama su trabajo pero un bono de 10 millones de euros por conseguir unos determinados resultados a final de año, le ayuda a salir de la cama cada mañana.

Juan Roig (Mercadona) y Amancio Ortega (Inditex) son los dos presidentes de posiblemente las dos empresas españolas mejor gestionadas del momento. Ellos corrieron riesgos en su momento creando su empresa, invirtiendo en ella e innovando en sus respectivos sectores. Y trabajando muy duro, desde el primer minuto.

Y evidentemente, no tomaron esos riesgos para ganar 1.000 euros al mes. Su ambición, motivación y ganas de crear algo, ha propiciado que entre las dos creen miles de puestos de trabajo cada año y en una época donde se destruye empleo cada mes.

Como es lógico, su enorme éxito lleva aparejado unos enormes ingresos.

Repito, el trabajo duro, el riesgo y la innovación, mejora la sociedad.

Los ingresos altos no motivan solo a las personas que los reciben. También motivan, y mucho, a las personas que les gustaría ganar eso en el futuro.

Tipos de Personas en relación a los Ingresos

Para mí, en relación a los ingresos hay 3 tipos de personas:

1. Las personas que optaron activamente por ser pobres. Estas son las personas que decidieron no vivir un estilo de vida competitivo. Gente que vive feliz con poco. Sin consumir sin control. Disfrutando de los pequeños placeres de la vida. Nunca tendrán un coche último modelo, pero ni lo necesitan ni lo quieren. Tienen un estilo de vida minimalista. Y son muy felices.

2. Las personas que eligieron ser pobres sin darse cuenta. Estas son las personas que juegan todas las semanas a la lotería. Echan la culpa a los políticos y a los empresarios de sus bajos ingresos pero se tiran toda la noche viendo Gran Hermano. Divagan sobre lo que harán cuando tengan mucho dinero. Mientras todas las mañanas madrugan para ir a un trabajo que odian por un sueldo mileurista. Básicamente, no toman decisiones que les saque de la pobreza.

3. Las personas que eligieron dejar de ser pobres. En este grupo están las personas que quieren ganar dinero de verdad y hacen lo necesario para cumplir su objetivo. Gente como Amancio Ortega o Juan Roig.

¿Cuál es la Clave entre una Clase de Personas y Otras?

La motivación. Ese el punto diferenciador.

El primer grupo, no busca compararse con el resto del mundo. Vive su vida tal y como quiere. Es una elección activa. Nadie le ha empujado a ello.

El segundo grupo, no tiene motivación en absoluto. Solo excusas.

El tercer grupo, está muy motivado para intentar crear algo diferente y, por supuesto, recibir una recompensa en forma de ingresos por ello. En general, está motivación les hace construir una vida mejor para sí mismos y también, en muchos casos, para el resto de la sociedad.

¿Cuál es el Mejor Grupo?

La mayoría diréis que el tercer grupo, algunos el primero. Nadie dirá el segundo grupo.

Dependiendo de tu motivación, entrarás en un grupo u otro.

Tu motivación puede ser darle la mejor calidad de vida posible a tu familia. Pero puedes sentirte satisfecho haciendo que tu hijo estudio en una universidad pública o, por el contrario, no te conformes a no ser que estudie si no es en la mejor universidad de Europa. Ambas opciones son perfectas.

También puede que tu motivación sea tener más dinero que el vecino o que algún familiar. La envidia es un enorme motivador, por desgracia.

¿Y a ti que te motiva? Si tienes dificultades para responder a esa pregunta, es posible que tengas dificultades para salir adelante en la vida, porque aún no has decidido que es “salir adelante” para ti.